miércoles, 1 de diciembre de 2010

El Tiempo de Colombia: Wendy Sulca, se creció la estrellita peruana de YouTube


El mundo la conoció así: una peruanita de 10 años, con voz agudísima, cantándoles a los pechos de su mamá en un video casero llamado 'La tetita'. "De día y de noche, quiero tomar mi tetita", cantó Wendy Sulca, ataviada con un traje folclórico de las mujeres de su país: un vestido rojo de terciopelo con aplicaciones doradas. En el video aparecen un grupo de infantes con las mejillas coloradas; una vaca amamantando a su ternero, una mujer alimentando a su recién nacido con los senos al aire, y un racimo de cerditos pegado a las ubres maternas.

Hasta hace cuatro años, Wendy era una niña pobre que vivía con su familia en los suburbios de Lima; de un momento a otro, se volvió famosa. YouTube fue el medio que la condujo, de un salto, del anonimato al reconocimiento mediático. Y tal vez, al desprestigio. La nueva estrella freak había nacido en las entrañas del Perú de las 'perubólicas' y remontado al ciberespacio a través de las desbocadas redes sociales.

Su fama subió como espuma gracias al estrafalario video. " 'La tetita' ha servido para fomentar la lactancia materna en mi país", suelta Wendy, con una voz suave y dulce. Sus videos han sido vistos unas 11 millones de veces; al escribir su nombre en Google aparecen 1'900.000 resultados con blogs, artículos de prensa, parodias y burlas sin tasa.

Sobre todo eso: burlas. Entre otros, el programa español Intermedio la remedó de manera humillante.

Pero Wendy sigue su rumbo: tiene su propio canal en YouTube, un privilegio que solo se dan artistas como Lady Gaga o Britney Spears. En Perú, ya recibió disco de oro por las ventas de sus dos discos, y prepara el tercero.

En Twitter hay 14 cuentas a su nombre, pero solo una es oficial; en ella, recientemente el cantante mexicano Alex Sintek le confesó que, al contrario de lo que muchos dicen de su voz -que es "chillona y estridente"-, él la considera una gran cantante.

Hoy, Wendy Sulca es una adolescente, ya con visos de mujer en sus respuestas. Parece tener una coraza contra las críticas malintencionadas que hierven en Internet. "Leo todo lo que escriben de mí. Antes me afectaba mucho, pero ya no. Mi mamá me ha enseñado que los artistas deben aprender de las críticas, sean como sean".

Este año volvió a sorprender a sus seguidores (y detractores), al unirse a la excéntrica Tigresa de Oriente (también peruana) y al ecuatoriano Delfín hasta el fin, en un video extraño y cómico, editado sin ambiciones, titulado En tus tierras bailaré. Es un homenaje a Israel, país del que ni ella ni sus colegas tienen mayor noticia.

Ella está segura de que llegará a ser tan importante como las divas de su inspiración: Lady Gaga, Madonna y Shakira. "He luchado mucho para llegar al lugar donde estoy y voy a seguir luchando. Mi vida no ha sido fácil", declara.

Su debut fue en el colegio; luego, con su padre, que tocaba el arpa, empezó a presentarse en bares y cantinas de barrio, en Lima.
"Teníamos que rogar para que nos dejaran cantar; siempre me tocaba de última. No teníamos dinero y teníamos que caminar para volver a casa ", cuenta.

La muerte de su padre

Cuando su fama empezó a crecer, su padre falleció en un accidente de tránsito, el 6 de abril del año 2005. "Me afectó bastante. Ya he superado ese momento, pero llevaré a mi papá siempre en mi corazón", dice.

Varias de sus canciones son tributos a él. Libia, su madre, le preguntó si quería seguir con su carrera. "Estaba dispuesta a darle la mejor educación posible, que viviera como cualquier niña de su edad", relata la mujer, que maneja la agenda de la niña y compone sus canciones, que para ella no son más que expresiones de la cultura popular peruana (además de La tetita, Wendy también le cantó a la cerveza).

"Varios productores se han propuesto para manejar la carrera de Wendy, me han ofrecido buen dinero, pero no he querido. Sería entregársela a un empresario y es sólo una niña", dice.

Wendy Sulca nació en los polvorientos cerros de la capital peruana. De su casa, en obra negra, en el barrio San Francisco de la Cruz, salió hace solo un mes. Junto con su madre (es hija única), se fue a vivir a un sector menos marginado y peligroso.

"Venimos de una familia muy pobre, sabemos qué es pasar un día de hambre. Estamos mejor, pero no tenemos plata como dice la gente", enfatiza Libia.

Cuenta que debieron cambiar de residencia debido a dos atracos que les hicieron y a las llamadas insultantes a la niña. "Wendy ya es una mujercita; temo que la secuestren o le hagan daño; le temo mucho a la envidia de la gente -añade, y pide que no la tilden de 'explotadora'-. "Ella no se hizo sola, yo la he hecho con un esfuerzo enorme".

Wendy sabe que ya no es una niña y reconoce que sus prioridades también son distintas. Es una convencida de que está haciendo un buen trabajo musical, y de que no es una "payasita" de Internet, como le han dicho.

"Sé que hay gente a la que no le gusta mi música, pero son más los que sí", dice. Hace un par de meses, con la Tigresa de Oriente y Delfín hasta el fin, fueron invitados al YouFest (festival de artistas famosos de la red, en Argentina), donde interpretó una versión peruanizada de Like a Virgin, de Madonna; participó en el más reciente video del cantante argentino Dante Spineta, y el grupo puertorriqueño Calle 13 le propuso grabar una canción con ellos.

"En Buenos Aires la gente me paraba en la calle, se tomaban fotos conmigo; me demostraron mucho cariño".

En enero próximo, aunque su representante no confirma la fecha ni el evento, planea venir a Colombia y luego pasará por Chile y México. También empezará a estudiar canto y actuación.

En dos años más, cuando termine el bachillerato, quiere estudiar administración de empresas, pero el proyecto que más la emociona es la casa que le comprará a su mamá, a comienzos del próximo año, con lo que ha ganado en sus presentaciones. "Estaremos más felices y seguras", expresa, emocionada, y cree que con el tiempo superará el tema de La tetita.

"Quiero incursionar en otros géneros, tal vez pop o baladas", comenta. También trabaja en la producción de sus nuevos videos, menos rústicos que los que la han hecho famosa. El periodista peruano Jaime Cordero opina que en Lima y en el 'Perú tradicional' se ve a Wendy como una figura freak de la que nadie se siente orgulloso.

"Creo que el folclor peruano es mucho más rico que lo que Wendy Sulca ofrece; de otro lado, no me parece que lo suyo sea motivo de burla", dice Cordero. No obstante, subraya: "Prefiero mil veces que mi país sea conocido por Wendy Sulca que por Laura Bozzo (Laura en América)".

Los días de Wendy transcurren entre el estudio y los ensayos de sus presentaciones. "Escucho música (Panda, Shakira, Lady Gaga), no voy a fiestas porque no tengo mucho tiempo y soy un poquito tímida". También se prepara para recibir la Confirmación. "Para Dios siempre habrá tiempo". Lo que descarta, por ahora, es tener novio.

Wendy también quiere alcanzar el éxito y tener mucho dinero para ayudar a los menores pobres de Perú. "Me preocupan mucho los niños de mi país, que trabajan en las calles y en el campo, que los maltratan y pasan hambre, como yo la pasé".

Vía | El Tiempo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya y recojase no sea la burla del mundo haga algo de verdad productivo

Anónimo dijo...

de verdad en el mundo sobresalen los soñadores... espero estudies y te cuides mucho, eres una artista y los buenos artistas siempre despiertan comentarios, envidias, alegrias , menosprecio, sonrisas, buenos momentos..... me alegra mucho que Salgas y viajes y seas muy feliz

bendiciones
un saludo desde Colombia...(:

Milyj Ivankovich dijo...

Creo que eres una chica inteligente, porque para soportar burlas y parecer idiota hay que ser bastante astuto ehh...
Emplea todo tu potencial en sobresalir como una artista de verdad, una artista seria y bien formada; no como una estupidita más que gana plata haciendo tonterias.
Sé que puedes ser grande, si es que sabes manejar tu vida de manera correcta. Fama te da cualquier grupo personas y cualquier clase de tonteria que se muestre en televisión o en internet, pero PRESTIGIO sólo lo ganas tu.